EL CAFÉ DEL DÍA ANTES

8 de abril, 2020

Supongo que a muchos de vosotros os pasará como a mí, algunos días llevo esta extraña situación mejor que otros.

Ayer fue un día de esos en los que no veía el punto final a todo lo q está ocurriendo.

Me desespero, me falta el aire y me da mucha rabia todo lo que está pasando.

Me parece increíble que esté muriendo tanta gente de un solo golpe cada día y que sus familiares no puedan ni despedirse.

Me horroriza pensar que yo o algún ser querido pille ese virus, ya sé que en la mayoría de los casos no es mortal, pero estamos teniendo muchos ejemplos donde gente joven y sana tienen un desenlace fatal….

Este post no es el tipo que suelo publicar por aquí, pero después de tantos años….porqué no compartir juntos nuestros miedos???.

Recuerdo con mucha añoranza los días en los que salir a tomar un café era algo tan cotidiano, los días en los que me quejaba por lo temprano que nos levantábamos para llevar los niños al cole, los días en los que salíamos a hacer fotos, a hacer la compra sin mascarillas, a coger el metro….

Hace tan poco de eso y lo recuerdo tan lejano….

A mí esta situación no me ha traído nada positivo, como escucho o leo a muchos decir que a partir de ahora valoraremos más lo importante.

Yo ya sabía que era lo importante en mi vida, desde siempre doy besos abrazos y caricias a mis seres queridos, les digo que los quiero, que los echo de menos y me “como a besos y achuchones” a mis niños desde siempre, no desde ahora.

De siempre he sabido que la Salud es lo más importante y el resto es secundario, por eso para mí este virus me ha quitado la libertad, las vacaciones, los encuentros con amigos, los abrazo a nuestros padres, hermanos…y lo peor aún, se ha llevado a mucha gente.

Siento rabia por no saber cuándo voy a poder volver a viajar a España y abrazar a mis padres, yo deberé esperar un poco más.

Cuando termine la cuarentena no podré salir corriendo hacia ellos, debo esperar a que se permita viajar (ya sabéis que vivo en Alemania) y èsto es lo que peor llevo.

Hoy se me vino a la cabeza que en mi móvil tenía fotos del último café que me tomé con unas de mis mejores amigas justo el día antes de empezar todo esto!

Recuerdo que elegimos este café porque ya estábamos un poco alertadas con la situación, pero aún no había comenzado la cuarentena ni cerrado tiendas ni restaurantes, evidentemente…

Este café estaba casi vacío y decidimos entrar para “evitar contacto con mucha gente”.

Ese día recuerdo que iba buscando como una loca gel desinfectante para manos y no lo encontré por ningún lado.

Una farmacia me puso en lista de espera y un mes después aún sigo esperando 😉

Yo como siempre saqué mi móvil y fotografiè los cafés para que quedaran bonitos en mi Instagram….sin saber que iban a servir para escribir este post tan diferente.

Tres tazas de café, tres amigas y un día de lluvia…

Algo tan normal, algo tan lejano, algo tan maravilloso que nos han quitado.

Espero que todos sigáis bien, que seáis fuertes y sobre todo nos sigamos viendo por aquí, porque eso significa que seguimos VIVOS.

Un abrazo en la distancia, gracias por leerme.